publicidad

La manía de leer en “Qué leer”

¡Qué importa! ¡Ruede la bola!, ¡Salimos en la página 12!

Hoy recibía, a eso de las diez y media, un mensaje en la blackberry del curro: era una mención en twitter. Una mención es eso, una mención. Te mencionan, nombran tu nick y tu nick te reclama, refieren tu apodo o el mote que has inventado para twitter y ves quién te cita. En twitter tengo nombre de susto -sin admiraciones-: @blumm. Belén, que es editora de Espasa, era la tuitera que mencionaba mi alias, @blumm. Lo hacía con este tuit. ¡Gracias, Belén! (Por cierto, aprovecho para decir que ella también escribe sobre libros en La amena biblioteca de Redfield Hall. Suscríbanse vía Feedly, si les da la gana. Yo ya lo he hecho).

Me alegré de verdad. Quedé sorprendido. Atravesaba, en ese momento, un puente sobre el río Guadajoz, de Castro del Río, ciudad en la que residió Carlos, que siempre despertó mi curiosidad. Leía la pantallita del móvil y miraba de reojo cómo corría el agua del río. Sensaciones. No, no es frecuente que un blog construido durante los ratos sueltos que te deja el día, llegue a las páginas de una revista como Qué leer. Además, el número de setiembre, el nº 169,  será un número que se venderá; por fecha, por rentrée que te pilla y te menea, por ese libro que quiero leer ya, porque en el número de este mes sale un escritor que dice que en el 15N hay demasiados iPhones, y es verdad, supongo, aunque yo he visto también muchas hachetecés y muchos nokias, y porque voy a leer la novela del que dice eso cuando la adquiera mi biblioteca, que me admite últimamente todo, todo, todo. De hecho, cuando publique el post, señalaré en el 13 de octubre dos asuntos: que mi hermana Tania cumple equis años y que @blumm ha de cursar desiderata de EsE libro. Juan, Sergio, si no me la admiten, apoyad la jugada: hacedme un bis, plis.

Pero no estamos solos. En la columna donde nos incluyen, Mundo Red, también nos acompaña el blog de José Luis Amores y el blog de un librero que no conocía. ¡Enhorabuena a los dos!

En fin, gracias, Redacción Del Qué leer.

Transcribo lo que dice la nota por si no se lee bien en la imagen que subo al post. Hay tantos navegadores… Lo único que no sé es por qué coño nombran a Alberto Olmos. Nos invade el ejército enemigo. Y elucubro ya, y lo doy por escrito en mi cabeza: un versus ABDN vs. EE.

Cierro. Así reza la notita (7×4 cm):

La mejor manía. Ante la virtud de leer, el vicio de regurgitarlo por escrito… Es lo que viene haciendo con profusión Bernardo Munuera, alias Blumm, en lamaniadeleer.wordpress.com, bitácora tan organizada, puntillosa y amante de las letras patrias (Alberto Olmos incluido) como su dueño.

Gracias, gracias de verdad, chicos.

4 thoughts on “La manía de leer en “Qué leer””

  1. “Su solicitud ha sido aceptada. Cuando la obra se encuentre disponible, le avisaremos por teléfono”; por lo que “Tan lejos de Dios; poesía mexicana en la frontera norte” estará pronto en él expositor de novedades de la B. P. de Jaén. Libre de polvo y, sobre todo, libre de paja -inmaculado se diría, pues- “desidero” contigo los libros que desees.
    Enhorabuena, Bernar, ya sabes que me alegro.

    Me gusta

  2. Pues si te cuento una cosa. En un principio, Constatación brutal del presente fue denegada. Por presupuesto, me dijeron. Seis meses -iba a comprarla, de verdad- después me comentan que me la aceptan, “que ya han venío los dineros”.
    Qué cosas.
    Te decía eso, que tengo una larga lista de desideratas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s