El escritor sin gracia se queda en «fraseólogo»

Está elástico Jarnés. Está dando de sí. Tres entradas ya. Ahora transcribo parte de las páginas 46 y 47 del prólogo de Domingo Ródenas a El profesor inútil (1926), que versan sobre la «gracia» del escritor, que viene a ser como su genuina singularidad, siendo «genuina» y «singularidad» palabras muy afines tal y como han quedado dispuestas. …