Repentinas palabras: no es bambollero

Lunes, 11 de mayo de 2015 19.33 h He terminado Los libros repentinos en el taller del concesionario Renault donde el bólido tenía que pasar la revisión. Estas tareas rutinarias acarrean estas ventajas: acabar libros. Escribiré una reseña de este libro; me apetece hacerlo. También es cierto que me obliga el compromiso adquirido con el staff de lamaniadeleer.com. …